Evadir la tenencia de autos de lujo será cosa del pasado

La evasión del impuesto a la tenencia por parte de capitalinos propietarios de autos de lujo, gracias a permisos de circulación o placas de otros estados, pronto podría ser cosa del pasado.

Tras reconocer que esta situación afecta sus finanzas, el gobierno local prepara la firma de convenios con otros estados para evitar que consigan matrículas foráneas o permisos provisionales los dueños de unidades de varios millones de pesos.

Ya el jefe de Gobierno le dio la instrucción al secretario de Seguridad Pública para ponernos en coordinación con los gobiernos de los estados: de México, de Morelos y otros para detener este tipo de simulaciones. Sí es una preocupación que tenemos y sí está pasando esto”, señaló ayer a
Excélsior Patricia Mercado Castro, titular de la Secretaría de Gobierno.

Para hacerse acreedor al subsidio a la tenencia en la ciudad, el valor del vehículo no debe exceder de 250 mil pesos, IVA incluido y una vez aplicado el factor de depreciación. A partir de este límite se debe pagar el gravamen.

No obstante, el pago del impuesto en unidades más caras se puede evadir, por ejemplo, con una matrícula de Morelos, entidad que no aplica el cobro. También, con un permiso provisional expedido por algún municipio como Pilcaya, Guerrero, donde al mes se otorgan hasta cinco mil documentos que luego son revendidos por coyotes a las agencias automotrices de la capital, quienes las venden a sus clientes. Estas mismas agencias también ofrecen, a través de gestores, el emplacamiento en otras entidades.

Este diario publicó ayer que para ejemplificar el golpe a las arcas capitalinas que representa la obtención de matrículas foráneas y la expedición de permisos para circular por otros estados, el propietario del Aston Martin DB11 accidentado el 4 de abril en Viaducto Río Becerra debió haber pagado 841 mil pesos de tenencia, ya que la unidad cuesta más de siete millones de pesos.

Sin embargo, libró el impuesto gracias a un permiso expedido en Pilcaya, lo que le representa únicamente un gasto anual de seis mil pesos para poder circular, pues cada aval cuesta hasta 500 pesos, tiene una vigencia de 30 días y no hay impedimentos para renovarlo.

Ante esto, Mercado Castro explicó que el objetivo de los convenios que se buscan firmar con los estados es que si un habitante de la ciudad trata de obtener un permiso temporal de circulación en una entidad vecina, no se le permita hacer el trámite.

Los convenios serían para que no les permitan hacer ningún tipo de trámite, sobre todo con este tipo de automóviles de lujo. Se está trabajando en eso, seguramente tendremos alguna información al respecto por parte de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México”, detalló la funcionaria.

Fuente: Excelsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + diecinueve =