Audi desarrolla el proyecto “Hora 25” para una movilidad premium

La marca Audi, investiga como sería una experiencia de movilidad, en un simulador de conducción futurista, como parte del proyecto “Hora 25”.

De qué se trata? Bueno, pues en un primer paso, para esta investigación, el equipo del proyecto examinó a personas en Hamburgo, San Francisco y Tokio, centrándose en dos aspectos:

  • ¿Cómo se usa el infoentretenimiento en el auto hoy en día?
  • ¿Y qué le gustaría hacer a la gente con su tiempo libre en el auto del futuro?

Los resultados fueron debatidos por los expertos, incluyendo psicólogos, antropólogos, así como urbanistas y planificadores de movilidad.

En un segundo paso, el equipo de Audi definió tres modos en el tiempo que son concebibles en un automóvil de conducción automatizada:

  • tiempo de calidad
  • tiempo productivo
  • tiempo para regeneración

En el primer caso, la gente en general, dedica su tiempo en actividades con sus hijos o llamando a familiares y amigos. En el tiempo productivo, por lo general, trabajan.

En el tiempo de descanso, se relajan leyendo, navegando por Internet o viendo una película.

Para investigar estos modos de tiempo, la marca de los cuatro aros, reclutó la ayuda de científicos del Instituto Fraunhofer.

Los expertos en la interacción hombre-máquina, analizaron cómo el interior de un vehículo, puede convertirse en un lugar de trabajo perfecto.

Los resultados de esta investigación, proporcionarán al fabricante de automóviles Premium, la forma en que a cada usuario se le pueda ofrecer, un interior de vehículo optimizado y personalizado.

Esta cooperación forma parte del proyecto de Audi denominado “Hora 25″.

Para el experimento, Audi ha construido especialmente un simulador de conducción que reproduce la situación de la conducción automatizada: con un interior variable y sin volante.

En las pantallas, los investigadores pueden introducir distracciones digitales, el tintado de los cristales se puede atenuar, así como el color de la iluminación y el fondo de ruido cambian.

El enfoque se centra en los participantes jóvenes de la prueba, los denominados millennials, que han nacido después de 1980 y se consideran receptivos a los autos de conducción automatizada.

En el experimento, las 30 personas llevaron a cabo diversas tareas que requerían concentración, comparables con una situación de conducción en un automóvil pilotado.

Se midió también, la actividad cerebral (EEG), así como los tiempos de reacción y las cuotas de error; se anotaron las impresiones subjetivas.

Los resultados del EEG fueron inequívocos: en un ambiente sin alteraciones, el cerebro humano está más relajado.

Además, la luz que llega al habitáculo a través del acristalamiento se atenuó, los ajustes de luz interior se optimizaron y se suprimieron los mensajes digitales.

en estas condiciones, las tareas se resolvieron mejor y más rápidamente. Las personas en la prueba también declararon que estaban menos distraídos.

Por otro lado, en una situación de conducción “cercana a la realidad”, el simulador requería mayores exigencias:

En este caso, los participantes veían publicidad, tenían acceso a redes sociales y no tenían una iluminación agradable o de acristalamiento atenuado.

En el proyecto “Hora 25”, Audi está investigando cómo el tiempo en que los conductores pasan en su vehículo, podría ser mejor utilizado en un automóvil de conducción pilotada.

El proyecto se basa en una interfaz hombre-máquina inteligente, aprenderá preferencias individuales del usuario y se adaptará con flexibilidad.

Fuente: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + Diez =