China pone las bases para promover vehículos ecológicos

China se está preocupando cada vez más por el medio ambiente; y debido a la contaminación atmosférica y una generosa política de ayudas oficiales han sentado las bases para que los automóviles ecológicos (híbridos, eléctricos y de pila de combustible) comiencen a circular en ese país asiático.

Las ventas de los también llamados vehículos “de nueva energía” en el gigante asiático, se dispararon un 53% en 2016 con respecto a 2015, y ascendieron hasta las 507,000 unidades, según la Asociación de Fabricantes de Automóviles de China, la patronal del motor local.

“Creemos que los vehículos de nueva energía no encuentran en otros países los niveles de aceptación que tienen en China tanto por parte de los consumidores como del Gobierno”, señalan a Efe fuentes del fabricante chino BYD, líder de ventas de vehículos híbridos y eléctricos en el país.

Sólo en 2015, el Ejecutivo chino destinó 33,400 millones de yuanes (unos 4,900 millones de dólares, 4,600 millones de euros) a subsidios para estimular el desarrollo de los automóviles ecológicos.

El Ministerio de Industria planea mantener su programa de apoyo al menos hasta 2020, si bien tiene previsto endurecer los requisitos tras los casos de fraude destapados en septiembre del año pasado, cuando se descubrió que varias empresas manipularon sus datos para recibir más subsidios.

A pesar de que los expertos esperan que el auge de ventas y la formación de economías de escala garanticen la viabilidad del sector, muchos ven como inevitable que a medida que se retiren los subsidios cierren o se reestructuren algunas de las empresas que han proliferado en los últimos años.

“Es más respetuoso con el medio ambiente porque emite menos gases contaminantes y casi no produce ruido, pero tiene el inconveniente de que no se pueden hacer más de 300 kilómetros y menos todavía en invierno con la calefacción. Además, es difícil de cargar porque hay que instalar un aparato debajo de casa”, añade un comprador.

En ciudades como Pekín que restringen el número de nuevas matriculaciones por año para reducir las congestiones del tráfico y la contaminación, los automóviles sostenibles tienen ventajas.

Según la Administración Nacional de Energía, el gigante asiático cuenta con 107,000 puntos de carga públicos y 170,000 privados y la intención de Pekín es que, para 2020, 36,000 kilómetros de autopistas dispongan de estas instalaciones y que en las principales ciudades puedan encontrarse uno en un radio de menos de 1 kilómetro.

Al sufrir una intensa contaminación atmosférica, defienden desde BYD, los chinos piensan cada vez más en el medio ambiente a la hora de elegir qué vehículo compran.

La duda que plantea la explosión de ventas de los automóviles verdes, y a la que algunos científicos ya han dedicado estudios, es si realmente contribuirán a aliviar el gigantesco problema de contaminación que tiene China mientras el carbón siga siendo la principal fuente de energía del país.

Fuente: Agencia EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 3 =