Esther Mahlangu transforma un vehículo BMW Serie 7 en una obra de arte

Como ya hemos platicado la marca bávara se inclina por el arte, y a través de su proyecto BMW Art Car, ha permitido a muchísimos artistas hacer de sus vehículos una obra de arte. Esta vez es el turno de Esther Mahlangu, que por segunda vez se une a este proyecto, y en esta ocasión refinó un BMW Serie 7. Esta artista sudafricana fue la primera mujer en crear un trabajo artístico en un BMW 525i Sedán, hace 25 años.

Los especialistas de BMW Individual Manufaktur desarrollaron una moldura de madera fina de color blanco para ser pintado con las imágenes de Esther antes de sellarlas para asegurar su longevidad e instalarlas dentro del vehículo igualmente destacable. El vehículo único en su tipo se mostrará al público por primera vez en la Feria de Arte de Frieze del 05 al 09 de octubre, en el Regent’s Park, Londres.

p90231748_highres_esther-mahlangu-appl

“Mi arte me ha llevado a todo el mundo y he visto muchos lugares, he pintado muchos muros y objetos y mi trabajo está en muchos museos, pero aún soy Esther Mahlangu de Mpumalanga en África del Sur. Mi corazón se llenó de alegría cuando BMW me volvió a pedir que pintara para ellos.”

El vehículo será subastado, en una venta silenciosa iniciando el 5 de septiembre en donde los postores pueden presentar sus ofertas en línea en https://www.bmw.co.uk/7seriesauction o pueden registrar su oferta durante la feria en el Lounge del BMW Serie 7 después de haber experimentado la presentación del vehículo.

Después de finalizar la feria, la persona con la oferta más grande se convertirá en el dueño del vehículo, facilitado mediante BMW Retail Online. Los ingresos irán al proyecto caritativo de arte “The Art Room”, un proyecto que fue elegido de forma conjunta entre Frieze y BMW. Utilizando el arte como medio, “The Art Room” apoya a niños y jóvenes de cinco a dieciséis años de edad en su desarrollo.

p90231752_highres_bmw-individual-7-ser

Esther Mahlangu nació como miembro de la tribu Ndebele en 1935 en Middelburg, una pequeña ciudad en la provincia nororiental de Mpumalanga. A la temprana edad de 10 años, comenzó a pintar bajo la orientación de su madre y de su abuela.

Tradicionalmente, las mujeres Ndebele decoran las paredes exteriores de las casas con patrones pintados de forma elaborada y con elementos gráficos, simbolizando eventos importantes tales como bodas u otras celebraciones, de forma que las paredes se utilizan como medios de comunicación activos dentro de la comunidad.

p90231747_highres_the-painted-interior

Esther Mahlangu separó estas decoraciones y patrones del arte de pintura tradicional de su gente. En forma de imágenes, vasos o carpetas, ha llevado su arte de forma constante a contextos nuevos, combinando así su obra de arte con elementos que se utilizan en la vida diaria.

Fuente: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − dos =