James May y Richard Hammond no grabarán sin Clarkson

FOTO: www.telegraph.co.uk
FOTO: www.telegraph.co.uk

Hace unos días te dábamos a conocer que el conductor de TOP GEAR, Jeremy Clarkson, había sido suspendido del programa. La historia parece complicarse más cada día.

Toda comienza a fraguarse hace poco más de una semana, cuando el popular presentador británico se enfrascó en una pelea con uno de los productores del programa. A raíz de este percance, que parece fue motivado por un retraso a la hora de servir la cena en un hotel, las consecuencias se han ido acumulando, alcanzando todos a los estratos de la cadena pública británica BBC, donde se emitía hasta ahora el programa de motor más famoso del mundo. Decimos “se emitía” porque una de las consecuencias más inmediatas del suceso fue cancelar las emisiones de Top Gear, que en ese momento se encontraba en su 22ª temporada.

Además, Jeremy Clarkson fue suspendido automáticamente de empleo y sueldo en la cadena pública, a la que parece ser, no volverá sea cual sea el desenlace final de todo este entuerto. Por si fuera poco, ahora los responsables del programa parece que han dado marcha atrás, y cada vez toman más fuerza las voces que anuncian que finalmente se emitirán los tres capítulos restantes de la temporada.

Sin embargo, pese a que la cadena parece estar dispuesta a dar el paso, acabamos de conocer, de la mano del periódico británico Mirror, que los dos compañeros de Clarkson, James May y Richard Hammond, se han negado a grabar sin su colega, lo que ha puesto en jaque a los productores del programa y a los responsables de la cadena.

Mientras tanto, casi un millón de personas han pedido a la BBC a través de Change.org que vuelva el polémico presentador.

Los fans del presentador, extrañados con la decisión, decidieron realizar una petición iniciada por el blogger político Guido Fawkes para devolver al presentador a la pequeña pantalla. El bloguero explicó que “Top Gear es el mayor éxito de la BBC y Jeremy Clarkson es clave para el éxito del programa. Él es una leyenda viva y el éxito de la petición refleja su fama entre el público británico. Queremos verle reeinstalado en la BBC”.

La petición alcanzó 300.000 firmas en solo 18 horas, convirtiéndose en la petición que ha alcanzado un crecimiento más rápido en dos años. La BBC se ha negado a hacer declaraciones al respecto, tal y como informa «The independent»

El presentador ganó más de 14 millones de libras (21 millones de euros) después de que la BBC tomara el control de la producción de la serie. El espacio entró en el libro Guinness de los récords por ser el más visto, con una audiencia estimada de 350 millones de espectadores en más de 214 países.

Fuente: Telegraph.co.uk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 5 =