La contaminación del aire hace a las personas más agresivas

La contaminación del aire hace a las personas más agresivas; la investigación señala que se refleja en las malas relaciones entre padres e hijos.

Una investigación de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, en Estados Unidos; relacionó que los mayores niveles de contaminación atmosférica tienen impacto en el aumento de la delincuencia juvenil; así como también, esta misma contaminación del aire, hace a las personas más agresivas.

la contaminación del aire

Las partículas suspendidas de PM2.5 daña la estructura cerebral y las redes neuronales de los jóvenes.

Según el estudio las diminutas partículas de contaminación llamadas PM2.5; 30 veces más pequeñas que una hebra de cabello, son extremadamente dañinas para la salud, de acuerdo con Diana Younan; investigador asociado de Medicina Preventiva en la Escuela de Medicina Keck.

“Estas diminutas partículas se infiltran en el cuerpo, afectando los pulmones y el corazón. Los estudios están empezando a mostrar que la exposición a diversos contaminantes del aire también causa inflamación en el cerebro. Las PM2.5 son particularmente dañinas para los cerebros en desarrollo porque puede dañar la estructura cerebral y las redes neuronales; como nuestro estudio sugiere, influir en los comportamientos de los adolescentes”, explicó Younan.

El estudio se publicó en el “Journal of Abnormal Psychology”; sugiere que la contaminación del aire puede aumentar el comportamiento delincuente entre los jóvenes de 9 a 18 años en los barrios urbanos.

Los investigadores señalaron que los efectos insidiosos se ven agravados por las malas relaciones entre padres e hijos.

Los científicos ambientales y los economistas han especulado que los niveles elevados de contaminación del aire podrían incrementar las actividades delictivas en las comunidades. Curiosamente, los datos muestran que tanto la concentración ambiental de PM2.5 como las tasas de criminalidad en el sur de California han estado disminuyendo, según el estudio.

Por ello, los investigadores creen que los estudios futuros deben examinar si es mera coincidencia o si la regulación estricta del aire podría haber contribuido a la disminución de las tasas de criminalidad en muchas áreas metropolitanas.

“Es posible que crecer en lugares con niveles insalubres de partículas pequeñas al aire libre pueda tener resultados conductuales negativos; aunque se necesita más investigación para confirmarlo”, señaló Diana Younan, investigadora asociado de Medicina Preventiva.

La investigación también es un recordatorio de la importancia del aire limpio y de la necesidad de más áreas verdes en los espacios urbanos.

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − cinco =