La KTM de MotoGP

La nueva joya de la marca de Mattighofen es la RC16, es una moto que sin perder su ADN naranja, pretende hacerse un hueco en la apretada parrilla de la categoría reina.

Tendrán que trabajar duro y les tocará un largo período de desarrollo hasta lograr ser competitivos para tener una moto ganadora. La técnica de la nueva RC16 aún no tiene cifras ni datos oficiales.

Lo que más salta a la vista es su chasis multitubular de acero, un signo de identidad de todos los modelos de calle, pintado en naranja. De momento no utilizan el clásico doble viga de aluminio que equipan el resto de las MotoGP.

Veremos si lo mantienen, ya que Ducati tuvo que abandonar su estructura de tubos de acero con el motor como parte resistente y pasar al obligado aluminio…

0007_150212_studio_ktm_rc16

De momento, la RC16 es un prototipo rodante, con muchas partes mecanizadas por CNC, provisionales, hasta dar con el formato definitivo, como debe ser, así que se espera que la RC16 vaya evolucionando a lo largo de este año, antes de entrar en la parrilla de 2017.

Del motor no hay datos, pero se sabe que es un V4 a 90º, colocado en el chasis para lograr el mejor centrado de masas y que el cigüeñal esté lo más cerca posible del centro de gravedad, imitando a la Honda RCV213.

Depósito de combustible bajo y centrado, llantas de 17 pulgadas, carbono, frenos Brembo y suspensiones WP conforman un cóctel que promete.

Fuente: Rogelio Magaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =