La Marsellesa sonó en Le Mans celebrando la victoria de Alpine

El clima les hizo la vida difícil a los pilotos y equipos en las 24 Horas de Le Mans. El sábado por la tarde, una lluvia de media hora previo al comienzo de la carrera, obligó a los equipos cambiar los neumáticos para piso mojado en las primeras vueltas.

De manera rápida, los dos A460s Alpine tomaron las dos primeras posiciones en la clase LMP2. Al pasar una hora, el Signatech-Alpine no. 36 mantuvo el liderazgo, justo por delante de la Baxi DC Racing no. 35.

La pista se iba secando rápidamente aunque se pronosticaba lluvias, el equipo tuvo varias opciones estratégicas disponibles para ellos como la elección de los neumáticos. Por desgracia, la opción elegida demostró ser poco aconsejable, y los A460s Alpine tuvieron que entrar a pits de nuevo; bajando a los lugares 12 y 15, respectivamente, después de dos horas de carrera.

AUTO - 24 HEURES DU MANS 2016 RACE PART 1

Detrás de vuelta de inicio, Nicolas Lapierre y Nelson Panciatici no perdieron tiempo en recuperar el terreno. Ellos entregaron a Gustavo Menezes y Ho-Pin Tung, respectivamente, y luego a Stéphane Richelmi y David Cheng, que hicieron contribuciones valiosas.

El equipo realmente sentó las bases de la victoria durante la noche, sin dudar en modificar su estrategia de carrera en respuesta a incidentes en pista.

Continuando con el mismo ritmo implacable, el francés ganó otros dos lugares cuando el sol salió el domingo por la mañana. Sin embargo, el auto No. 35 llegó a un punto muerto a las 7:05 am, después de estrellarse fuera de la pista, debido a un problema mecánico. Después de golpear la pared en la chicana Forza, Nelson no tuvo más remedio que retirarse.

Debido a eso, el equipo cambió su atención hacia el auto No. 36, que tenía una ventaja de una vuelta en esa etapa. Manteniendo un ritmo constante a pesar del tráfico pesado, Stéphane Richelmi consolidó el trabajo de sus compañeros de equipo tras manejar la mayor parte de la mañana.

AUTO - 24 HEURES DU MANS 2016 RACE PART 1

Nicolas Lapierre tuvo entonces la responsabilidad y el honor de cruzar la línea de llegada. Después de otros tres períodos impecables, los miembros del equipo Signatech-Alpine fueron capaces de celebrar con alegría este logro histórico, una primera victoria en Le Mans.

Todos los involucrados en el deporte motor francés recuerdan con gran orgullo, la victoria del A442B impulsado por Didier Pironi y Jean-Pierre Jaussaud en 1978. Esta victoria de la categoría LMP2 es la séptima victoria para Alpine en las 24 Horas de Le Mans y su segundo mejor resultado en la carrera de fama mundial.

Gracias a los puntos dobles en esta carrera de 24 horas, el equipo Lapierre, Menezes, Richelmi es ahora el líder indiscutible del trofeo LMP2 de Resistencia de la FIA. Signatech-Alpine es ahora también el único líder en la clasificación de los equipos.

Fuente: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + catorce =