Magna y Continental ponen a prueba dos vehículos autónomos

Las empresas Magna y Continental, trabajan en el desarrollo de una tecnología de conducción autónoma, y han puesto a prueba sus avances en un viaje internacional de 300 millas, entre Estados Unidos y Canadá.

Se trata de dos vehículos, un Chrysler 300 y un Cadillac ATS, los cuales son propiedad del productor canadiense de componentes del automóvil Magna, y el fabricante de neumáticos Continental, el viaje comenzó en Detroit.

El plan es que los vehículos continúen circulando por Canadá hasta la localidad de Sarnia, en la provincia de Ontario, desde donde cruzarán de nuevo a Estados Unidos para acabar el viaje de 300 millas (482 kilómetros) en la localidad de Traverse City.

En esa localidad estadounidense, el Departamento de Transporte del estado de Michigan y el Ministerio de Transporte de Ontario tienen previsto firmar un memorando de entendimiento para “promover y fomentar el crecimiento de las pruebas y desarrollo de la tecnología de vehículos autónomos”.

Las pruebas con estos dos vehículos, permitirá a Magna y Continental demostrar las capacidades de su tecnología autónoma de nivel 3, misma que requiere la presencia de una persona en el asiento del conductor para tener con el control del vehículo en caso de ser necesario.

Los ingenieros que viajan en el Chrysler 300 y el Cadillac ATS, tomarán el control de los vehículos cuando crucen los puestos fronterizos y mientras transiten por el túnel de Detroit-Windsor o el puente internacional de Blue Water en Sarnia.

Pero en autopista será la tecnología autónoma la encargada de dirigir los automóviles.

En el caso de Continental, está probando el llamado Crusing Chauffeur, una combinación de cámaras, radares y el llamado lidar, un dispositivo que utilizar láser para detectar objetos.

El sistema genera un modelo del entorno que rodea al vehículo, en combinación con un mapa de alta resolución, “el sistema reconoce todos los objetos en movimiento y estáticos así como la estructura de la carretera”.

Por su parte, Magna, uno de los mayores proveedores mundiales de componentes para el sector del automóvil, está realizando desde hace años, importantes inversiones en la tecnología de vehículos autónomos.

A principios de este año, Magna llegó a un acuerdo con la firma israelí Innoviz Technologies para el desarrollo de lidar.

Magna prevé que, para 2025, el mercado de vehículos autónomos suponga algo menos de 1%. Además, prevé que su tecnología le puede reportar entre 1,200 y 1,500 dólares de ingresos por cada vehículo autónomo producido.

La compañía indicó que también, las ventas de cámaras a fabricantes de automóviles, un negocio en el que Magna está involucrado desde hace años, crecerá a 10,000 millones de dólares para 2020.

Fuente: Agencia EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =