Parte de los cambios de este casco; es el campo de visión un poco más reducido con la finalidad de proteger aún más los ojos. Asimismo; la parte superior se sufre una reducción de 10 milímetros; además de contar con protección balística avanzada. La parte lateral también fue asegurada y ahora brinda una mayor protección. En general; las pruebas sobre este nuevo casco incluyeron impactos de diferentes materiales a velocidades altas. De igual forma; el organismo internacional señaló que este casco es capaz de “auto apagarse” en cuanto se retire de la fuente flamable, así como soportar un peso de diez kilogramos cayendo a 5.1 metros del casco.

El director de la FIA, Laurent Mekies; detalló que”Los cascos actuales de gama alta ya son los más seguros del mundo; pero este nuevo estándar los llevará a un siguiente nivel”.