Además del talento de Dumas; la clave de este éxito fue el desarrollo del auto eléctrico Volkswagen ID R; el cual cuenta con dos motores eléctricos que desarrollan una potencia de 680 caballos de fuerza; además de contar con tan sólo 1,100 kg de peso.

Dumas no sólo marca un precedente para los competidores venideros; sino que se coloca como una de las leyendas de la prueba al lado de nombres importantes como el mismo Loeb, Ari Vatanen, Walter Röhrl, Nobuhiro “Monster” Tajima o el sueco Stig Blomqvist.

Dentro de esta carrera de ascenso; participan varias categorías pero llamó fuertemente la atención lo conseguido por Rhys Millen; quien logró marcar un tiempo de 10 minutos y 49 segundos a bordo de Bantley Bentayga; todo un récord para una SUV de producción y que deja atrás el tiempo marcado por crono de Range Rover Sport en 2013;  con 12 minutos y 35 segundos.