Sebastian Vettel rompe pronósticos y dedica su triunfo a Bianchi

sebastian vettel hungriaEl piloto  alemán Sebastian Vettel (Ferrari) ganó el Gran Premio de Hungría, la carrera más emocionante del año, en la que el español Fernando Alonso (McLaren) fue quinto, justo delante del inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que a pesar de ello mantuvo el liderato, ya que su compañero germano Nico Rosberg fue octavo.

Vettel, de 28 años, que encabezó la época gloriosa de Red Bull, escudería con la que encadenó cuatro dobletes entre 2010 y 2013, logró este domingo su cuadragésima primera victoria en Fórmula Uno, su segunda del año y desde que es piloto de Ferrari, en uno de los pocos circuitos que se le resistía.

Lo hizo, precisamente, por delante de los dos pilotos del equipo que abandonó al final del pasado año: el ruso Daniil Kvyat, que a los 21 años logró su mejor resultado en F1, al acabar segundo; y el australiano Daniel Ricciardo, ganador en Hungría el año pasado.

vettel ricciardo hungria

Con este triunfo -que nada más lograr dedicó al francés Jules Bianchi, accidentado brutalmente en el último Gran Premio de Japón y que, tras pasar nueve meses en coma, falleció el pasado 17 de julio- ‘Seb’ igualó la tercera marca histórica del triple campeón mundial Ayrton Senna, mito fallecido trágicamente hace 21 años en Imola (Italia), en el transcurso del Gran Premio de San Marino.

En la lista de máximos ganadores de todos los tiempos, Vettel sólo tiene por delante al francés Alain Prost, cuádruple campeón del mundo, que ganó 51 carreras; y al ‘hombre récord’ de la categoría, el alemán Michael Schumacher, con siete títulos y 91 victorias.

Vettel ganó el día que todo el mundo miraba hacia Hamilton, que el sábado firmó con autoridad su cuadragésima séptima ‘pole’ y que apuntaba a un inédito quinto triunfo en Hungría. Pero el inglés tuvo una pésima salida, en la que el ‘pequeño Kaiser’ cimentó gran parte de su éxito, al colocarse primero y evitar parte de los numerosos incidentes que sucedían por detrás, en la carrera más loca del año.

La primera vuelta se reveló como presagio y fue espectacular. Hamilton salió mal y fue superado en la larga recta hasta la primera curva (610 metros) por los Ferrari de Vettel y del luego retirado finés Kimi Raikkonen -que arrancaron tercero y quinto- y por Rosberg, que partió junto a él desde la primera fila.

Antes de la ‘chicane’, en su afán por superar a su antagonista, el doble campeón inglés se pasó de frenada, se fue ancho a la gravilla y perdió de golpe seis puestos, bajando hasta el décimo: de tal forma, sólo en la tercera vuelta, el Mundial volvía a estar abierto, con Rosberg rodando tercero, por detrás de Vettel y de Kimi, siete puestos por delante de su compañero y rival.

Pero aún habían de suceder muchísimas cosas, en la primera carrera en la que fue sonada noticia, aparte del triunfo de Vettel, que, por primera vez en lo que va de año, ninguno de los pilotos de la hegemónica Mercedes subió al podio, después de haberse fotografiado ambos en los nueve ‘cajones’ previos.

En la primera curva de la undécima vuelta, Hamilton efectuó un espectacular adelantamiento a Massa y ya era noveno, justo detrás del mexicano Sergio Pérez (Force India), con el español Carlos Sainz (Toro Rosso) undécimo, apuntando a zona de puntos y manteniendo a raya a su compañero holandés Max Verstappen; y Alonso decimotercero.

Ricciardo ascendió al cuarto puesto al superar a Valtteri Bottas (Williams) justo antes de la parada del finlandés, en la 14; casi al mismo tiempo que Hamilton adelantaba a ‘Checo’ y subía al octavo puesto. Poco después, a Sainz -que abandonaría más adelante- le volvieron a empezar a arruinar una carrera en su primer ‘pit stop’, en el que le superó su joven compañero neerlandés.

En la vuelta 18, Vettel lideraba, por delante de Kimi y Rosberg, con Ricciardo un puesto por encima de Hamilton, quinto entre los cinco que no habían parado aún. Un giro más adelante, de nuevo en la curva uno, ‘Checo’, que acabaría abandonando más adelante, se tocó, en uno de los muchísimos percances del día, con el venezolano Pastor Maldonado (Lotus), decimocuarto este domingo.

El primero en parar del quinteto de cabeza fue Hamilton, que repitió compuesto blando, en la vuelta 20. Rosberg cambió al medio en la 21; y Vettel y Ricciardo pasaron del blando al medio en la 22, una antes de que hiciera lo propio Raikkonen.

Tras la reordenación subsiguiente a la primera parada, Vettel lideraba, en la 24, con cinco segundos sobre Kimi y 14 sobre Rosberg, que ya llevaba un rato distanciado de los Ferrari. Cuarto era Ricciardo, a medio minuto, con Hamilton a un segundo por detrás.

El inglés pasó al australiano y en la vuelta 29 ya era cuarto, poco antes de que Alonso -que maquilló algo este domingo la peor temporada de la historia de McLaren- comenzara a rodar en los puntos, décimo, entre los Toro Rosso de Verstappen y Sainz.

En la 38 pararon ‘Carletes’ y Alonso, con pinchazo en la rueda trasera derecha; y en la 43, sólo una vuelta después de que Kimi empezase a evidenciar problemas, se produjo el accidente del alemán Nico Hülkenberg, compañero de Pérez en Force India, que marcó el desenlace de la prueba.

El alemán perdió el alerón delantero en la recta de meta y acabó estampado, sin consecuencias, contra la protección de neumáticos.

Se decretó ‘safety car’ virtual y todos hicieron la que pensaban sería su última parada, en la que Hamilton perdió más tiempo de lo debido, cuando se acercaba a Rosberg, que, sorprendentemente, eligió de nuevo el neumático medio.

Pero los desperfectos del monoplaza de Hülkenberg ordenaron la entrada del coche de seguridad ‘real’, por lo que todo cambió de golpe, anunciando un final aún más emocionante, conocidos los problemas en la unidad de potencia del Ferrari de Kimi, sin KERS.

Alonso perdió dos posiciones, pero era de los pocos que retornó a pista con los blandos y gracias a ello el doble campeón mundial asturiano acabaría quinto en la primera carrera en la que puntuaron los dos McLaren, ya que su colega inglés Jenson Button fue noveno.

Cuando la prueba se relanzó, a falta de 21 giros, Rosberg pasó sin problemas a Kimi, pero Hamilton, al intentar superar a Ricciardo, lo tocó, dañando la parte delantera de su coche, por lo que no sólo tuvo que parar, sino que fue sancionado con un ‘drive through’, lo que ponía en bandeja el liderato del Mundial a Rosberg.

En unos instantes muy alocados, Bottas se dio con Verstappen y pinchó, perdiendo toda opción, antes de que su compatriota Raikkonen se acabase hundiendo del todo.

A falta de quince vueltas para completar las setenta a las que estaba prevista la carrera, Vettel lideraba por delante de Rosberg, Ricciardo, Kvyat y Verstappen, con Sainz sexto, antes de que lo pasara Alonso y de que el hijo del ‘Matador’ acabase abandonando.

El final fue más que vibrante. Verstappen también fue sancionado con ‘drive thorugh’, tras el que mantuvo, no obstante, el quinto puesto, por detrás de Kvyat y con Alonso en sexta posición, pescando, con gran inteligencia, en río revuelto.

Por detrás, Hamilton, que llegó a rodar decimotercero -y segundo provisional en el Mundial, por detrás de Rosberg, que hubiese sido líder de acabar así la carrera- comenzaba su segunda remontada, tras ser animado por su equipo, con el que se había disculpado por radio, lamentando sus múltiples errores.

En la vuelta 61, Hamilton rodaba de nuevo en zona de puntos y en la 64, tras superar a Button, era octavo y recuperaba el liderato del Mundial. Pero aún iba a suspirar más fuerte, al acabar saboreando, en su peor día del año, la suerte del campeón: cuando Vettel, Rosberg y Ricciardo -que firmó la vuelta rápida- rodaban prácticamente en un pañuelo, a cinco para meta, el australiano atacó a Nico y, al meterle el morro, le pinchó la rueda trasera izquierda.

Rosberg -que bajaría hasta el octavo, al tiempo que su rival subía al sexto- pasó de verse líder del Mundial a ceder otros cuatro puntos más ante Hamilton, que ahora lidera con 202, 21 más que él.

Y a pesar de sufrir una sanción de diez segundos al final, Kvyat se encontró con el mejor resultado de su carrera en Fórmula Uno, que también dedicó desde el podio a Bianchi, al igual que Vettel.

El alemán repitió en la ceremonia de entrega de trofeos la dedicatoria que le había hecho al talentoso piloto galo -miembro de la Academia de jóvenes pilotos de Ferrari- por radio mientras daba la vuelta de honor.

Fuente: EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 12 =