Una Hyundai Santa Fe recorre la Antártida

El modelo Santa Fe, de la marca Hyundai, con motor a diesel de 2.2 litros, se ha convertido en la primera camioneta convencional en cruzar manejando el continente de la Antártida, desde Unión Camp hasta McMurdo y vuelta.

Este vehículo, fue conducido por Partrick Bergel, bisnieto del legendario explorador polar, Ernest Shackleton.

El viaje tuvo lugar en diciembre de 2016 para conmemorar el centenario de la heroica travesía de la Antártida que Shakleton hizo entre 1914 y 1917.

Esta experiencia ha sido plasmada en un corto producido por la marca, y que cumple su objetivo de transportarte al corazón del frío glaciar.

Scott Noh, Director de Marketing de Hyundai Motor Company, dijo que “conocían la historia del señor Ernest Shackleton y como compañía sintieron una resonancia por su coraje y por su espíritu pionero. Esperamos que refleje a Hyundai como una marca que es mucho más que transporte”.

La camioneta solo fue modificada parcialmente, para acoplar los neumáticos gigantes de baja presión, usados en casi todo el recorrido de 5,800km de terreno helado, y bajo duras condiciones.

Patrick y su pequeño equipo no solo se enfrentaron a distancias enormes con temperaturas extremas de 28 grados bajo cero, sino que tuvieron que trazar nuevos caminos en placas de hielo flotantes que nunca habían sido cruzadas antes con un vehículo de ruedas.

Uno de los conductores más expertos de la Antártida, Gisli Jónsson de Artic Trucks, tuvo el encargo de dirigir la preparación de los vehículos antes del evento y liderar la expedición en la Antártida.

Jónsson explicó que tuvieron que “ajustar neumáticos de baja presión para elevar el auto y evitar que se estancara la nieve en él y conducir con una décima parte de la presión normal de una rueda. ¡Es tan ligera que puedes manejar por encima de la mano de una persona y no le haría daño! El auto pisaba tan ligero que todas las llantas habían desaparecido para cuando regresamos”.

Para ajustar las ruedas, el cuerpo del vehículo tuvo que ser modificado con nuevos armazones, suspensión y marchas, que se ajustaron en el eje de los neumáticos para hacer frente a las diferentes fuerzas y a la necesidad de girar más lentamente a la misma velocidad.

Los otros cambios que se hicieron fueron aumentar la capacidad del tanque de gasolina, y que pueda correr con el carburante Jet A-1, el único combustible disponible en la Antártida, junto a la instalación de un calentador contra el frío.

Fuente: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 15 =