Vehículos autónomos de Ford son probados en nieve

vehículos autónomos ford
Ford está llevando a cabo las primeras pruebas de vehículos autónomos en entornos nevados. Se trata de un importante paso adelante en el plan de la compañía para alcanzar la creación de vehículos completamente autónomos para millones de usuarios en todo el mundo.

A diferencia de otros fabricantes de automóviles y empresas tecnológicas, que han realizado pruebas de tecnología de vehículos autónomos solamente en climas secos y mayoritariamente soleados, Ford sabe que el futuro de la conducción autónoma no puede asentarse únicamente en condiciones meteorológicas ideales.

Las pruebas de Ford en condiciones invernales se llevan a cabo en Michigan, incluyendo ubicaciones como Mcity, un entorno urbano simulado a escala real de casi 130.000 metros cuadrados en la Universidad de Michigan. Es un entorno controlado, diseñado específicamente para probar el potencial de las tecnologías de los autos autónomos.

La conducción completamente autónoma no puede depender únicamente del GPS, que no es suficientemente preciso para localizar o identificar la posición exacta del vehículo. Y es fundamental que un vehículo autónomo conozca su posición exacta, no sólo en una ciudad o una carretera, sino también en su carril de circulación, donde una variación de tan solo unos centímetros supone una gran diferencia.

Por otra parte, el LiDAR es mucho más preciso que el GPS, ya que permite identificar la ubicación del Fusion Híbrido hasta en centímetros. El LiDAR emite haces cortos de luz láser para permitir al vehículo crear, de manera precisa, una imagen de alta definición en 3D de lo todo lo que le rodea.

Bajo condiciones meteorológicas ideales, el LiDAR es el medio más eficiente de reunir información y metadatos importantes –información subyacente a los propios datos- del entorno, detectando objetos cercanos y utilizando señales para determinar el mejor recorrido. Pero en carreteras cubiertas de nieve o en tráfico de alta densidad, el LiDAR y otros sensores, tales como las cámaras, no pueden ver la carretera. Es también el caso de cuando la lente sensora está cubierta por nieve, o suciedad.

Ford no se ha amilanado ante este reto y, junto a técnicos de la Universidad de Michigan comenzaron a colaborar hacia una solución que permitiría que un vehículo autónomo pudiera conducirse en una carretera cubierta de nieve.

A principios de este mes, Ford anunció que va a dar el siguiente paso, triplicando su flota de vehículos autónomos hasta alcanzar la cifra de 30 vehículos en las carreteras y circuitos de pruebas de California, Arizona y Michigan. Esto convierte a la flota de vehículos totalmente autónomos de la compañía en la más grande de todo el sector de automoción. Estos vehículos autónomos de tercera generación siguen estando basados en un Fusion Híbrido, y ahora incorporan el primer sensor LiDAR específico capaz de desenvolverse en diferentes escenarios de conducción, gracias en parte a su mayor alcance, casi 200 metros.

Fuente: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − diez =