Volkswagen Brasil y sindicato firman acuerdo para preservar los empleos

fabrica-da-volkswagen-brasil-01-g

La fábrica en el cordón industrial de Sao Paulo de la multinacional alemana Volkswagen y los trabajadores llegaron hoy a un acuerdo para la adhesión al Programa de Protección al Empleo (PPE), propuesto por el Gobierno federal y que contempla una reducción de la jornada laboral y de los salarios.

En un comunicado, el Sindicato de Metalúrgicos del ABC, como se conoce al cordón industrial de los municipios de Santo André, Sao Bernardo do Campo y Sao Caetano, en la región metropolitana de Sao Paulo, informó que en una asamblea los trabajadores aprobaron hoy las condiciones de la empresa para la adhesión al PPE.

El acuerdo, que se acoge a una iniciativa del Gobierno para mantener los empleos en momentos de grandes dificultades económicas del país, contempla la reducción en un 20 % de la jornada laboral por seis meses, con posibilidad de ampliarla por igual período, y una disminución del 10 % de los salarios.

El otro 10 % restante de la reducción de los salarios será financiado por el Fondo de Amparo al Trabajador (FAT), uno de los soportes del PPE.

En el acuerdo, detalló el sindicato, fueron incluidas las cláusulas en las que el ajuste salarial no incidirá en la remuneración por vacaciones y en la prima de fin de año y que la empresa asuma la compensación de salarios cuando la reducción del 10 % sobrepase el límite de 900 reales (unos 232,2 dólares).

Con la aprobación, 850 trabajadores de los 2.600 que están apartados temporalmente volverán a actividades el 1 de noviembre y el restante retornará en enero.

En total, 11.600 trabajadores estarán amparados por el PPE, que excluyó el personal de seguridad y mantenimiento que no puede reducir la jornada laboral.

Así, apuntó el sindicato, “la empresa ratifica el acuerdo colectivo firmado en enero de este año y que garantiza la estabilidad de los trabajadores hasta 2019”.

Existía la posibilidad de que el acuerdo colectivo fuese revisado si la producción anual no alcanzase el nivel mínimo de 250.000 unidades, pero con la adhesión al PPE no será necesaria esa revisión, destacó el comunicado.

Volkswagen Brasil, que no detalló los términos del acuerdo y evitó comentar si la adhesión podrá darse en otras fábricas, fue la segunda compañía automotriz en acogerse al PPE en el ABC Paulista, después de la también alemana Mercedes Benz.

La reducción de la jornada comenzará a regir probablemente a partir del 1 de octubre, cuando el Ministerio del Trabajo ratifique el acuerdo alcanzado este jueves.

El sector automotor redujo en agosto su número de empleados en el comparativo interanual en un 9,8 %, hasta los 134.312, un reflejo de la situación económica del país, que, según cifras oficiales, se contraerá este año un 1,49 %, después de un crecimiento nimio del 0,1 % en 2014, según datos de la patronal Anfavea.

En un escenario de recesión técnica e inflación al alza, que afecta la capacidad de consumo de los brasileños, la industria automotriz ha adoptado medidas para reducir su producción, mediante la disminución de la jornada laboral, la paralización de la fabricación y hasta despidos masivos en algunas fábricas.

Fuente: EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =