Departamento de Justicia y Volkswagen firman acuerdo de investigación sobre alteración de motores diesel

138
0
Share:

En Estados Unidos se han hallado pruebas criminales en contra de Volkswagen, con respecto al trucaje de los motores diésel, es por eso que dicha empresa está negociando con el Departamento de Justicia de ese país, un acuerdo extrajudicial, informó el periódico The Wall Street Journal.

El rotativo económico indicó en su página web que el acuerdo entre las autoridades estadounidenses y VW incluiría imputaciones y “multas económicas significativas”, aunque el Departamento de Justicia todavía no ha decidido los cargos específicos que presentará contra la empresa alemana.

El Departamento de Justicia podría decidir seguir la ruta adoptada en los casos contra Toyota, por el escándalo de las aceleraciones involuntarias, y General Motors, por el del fallo en el sistema de ignición. Al respecto Toyota y GM, aceptaron firmar acuerdos de casos judiciales suspendidos con el Departamento de Justicia y pagar centenares de millones de dólares en multas.

El Departamento de Justicia también podría optar por solicitar a VW que se declare culpable de las imputaciones que presenta contra la compañía por la manipulación de unos 600,000 motores para ocultar sus emisiones reales de productos contaminantes.

Es así que el Grupo alemán, ya ha llegado a un acuerdo con las autoridades medioambientales federales y del estado de California, así como con los propietarios de los vehículos afectados. En dicho acuerdo, la marca pagará a todos los propietarios de vehículos miles de dólares como indemnización por ocultar las emisiones de sus vehículos, y reparará los vehículos afectados o se los comprará a sus dueños.

Por otra parte, la marca establecerá dos fondos medioambientales para reparar el daño causado por las emisiones de los vehículos trucados. Por lo que la empresa, se ha comprometido a destinar unos 15,000 millones de dólares para cumplir el acuerdo.

La multa que le será impuesta a Volkswagen todavía no ha sido establecida.

Toyota pagó 1,200 millones de dólares en 2015 por la aceleración involuntaria, la mayor nunca impuesta a un fabricante de automóviles.

Por su parte, GM pagó 900 millones de dólares por el defecto del sistema de ignición.

Fuente: Agencia EFE

Share:

Leave a reply

uno × 1 =