Marteen Sierhuis, utiliza su experiencia previa en la N.A.S.A. para el desarrollo de la movilidad autónoma

Share:

El director del Centro de Investigación de Nissan en Silicon Valley, el Dr. Marteen Sierhuis, ha estado trabajando en diversas visiones de investigación, en torno a vehículos autónomos e inteligencia artificial, en lo cual, utiliza su experiencia previa en la NASA para trabajar en la tecnología de conducción autónoma para la marca japonesa.

“Empecé a trabajar en el Centro de Investigación Ames de la N.A.S.A. en Silicon Valley en 1998. Después de estar ahí 12 años me cambié a Xerox PARC, donde fui director y conduje una investigación en sistemas de agentes múltiples e interacción hombre-máquina. Sin embargo, fue en la N.A.S.A donde creé mucho de lo que empleo hoy día en Nissan.

El Dr. Marteen, comenta que construir un sistema autónomo para un vehículo en la tierra es realmente como construir un robot que conduce a 128 kilómetros por hora, muy cerca de otros robots. Esto es muy diferente de Marte, donde NO hay muchas personas, por lo menos en la actualidad.

Cuando piensas en seres humanos interactuando con otros y con robots, muchas cuestiones te vienen a la cabeza, porque el vehículo tiene que estar en el camino con otras personas, las cuales incluyen a peatones, ciclistas y otros vehículos. En este escenario, es clave un modelo de agentes múltiples, en donde se sepa lo que todo el mundo está haciendo, con la finalidad de que el vehículo no sólo sepa lo que tiene que hacer por sí mismo, sino también su relación con otros en el camino. El trabajo que hice en la N.A.S.A es muy importante en este contexto.

2017 Nissan LEAF

Utilizamos información de los semáforos localizados en intersecciones y construimos algoritmos de aprendizaje automático para predecir el momento en el que un semáforo cambiará a rojo o verde, basándonos en qué tan lejos esté uno de él.

En la actualidad usamos estos algoritmos con nuestro software de vehículos autónomos, para que cuando el vehículo se conduzca pueda obtener información del sistema de tránsito para predecir cuánto tiempo la luz del semáforo permanecerá en rojo o verde. En un escenario ideal, el vehículo autónomo no tendría que detenerse, ya que puede reprogramar su ruta automáticamente y cruzar por todos los semáforos que estén en verde.

Mucha de la tecnología de los vehículos autónomos hoy en día está basado en software y en inteligencia artificial; y no hay un mejor lugar en el mundo para trabajar en esto que Silicon Valley.

El Centro de Investigación de Nissan tiene relación con gente de las Universidades de Stanford y UC Berkely, las cuales también son una mina de talento para nosotros, y hemos establecido una colaboración en investigación muy estrecha y fructífera con la N.A.S.A. También estamos estableciendo contacto con varias compañías de Silicon Valley para ver cómo podemos trabajar juntos.

Tengo una visión muy particular acerca de cómo los seres humanos y los sistemas autónomos deberían de trabajar juntos, así que realmente me causó admiración que las personas que colaboran en Nissan pensaran de forma similar. Nissan cree que la movilidad es para el bien de la sociedad, y esa es una de las razones por las que decidí integrarme a su equipo de trabajo.

Es emocionante pensar en una sociedad en la que el sistema de movilidad correcto sea utilizado para el propósito correcto en el momento adecuado. Vamos a interactuar con vehículos compartidos que puedan transportarme perfectamente de un lugar a otro. No creo que la transportación pública deba desaparecer.

La visión de Nissan de tener literalmente cero accidentes y cero emisiones es una gran motivación para hacer que la investigación esté dirigida en esta dirección. La tecnología autónoma se puede aplicar no solamente dentro del vehículo, sino también en la “nube”, trenes y otros sistemas de transportación.

Fuente: Redacción

Share:

Leave a reply

2 × uno =